Cuidados

Bañando

Baño

Los gatos son unos animales muy limpios por naturaleza. Normalmente no hace falta bañarlos, a no ser que se manchen de algo.

Para evitar posibles problemas en el futuro, es mejor acostumbrar al gatito al baño cuanto antes. Cuando bañe a su gato se debe usar un champú especial para gatos de pelo corto, y agua caliente (no más de 38 – 39º C). Hay que vigilar que agua y jabón no entren en ojos, boca y oídos. Con antelación hay que preparar una toalla grande y un secador. Se frota bien con la toalla y seguidamente se le seca con secador a la mínima potencia y a temperatura media. Después se peina y cepilla suavemente.

Cepillado

Los gatos disfrutan de la atención recibida con el cepillado del pelo y es una oportunidad ideal para el control de parásitos. Se le debe cepillar una vez a la semana, al menos, para eliminar el pelo muerto. Para eso es mejor utilizar un cepillo suave.

Uñas

Si el gatito no ha aprendido a esconder las uñas, y resultase molesto, se le puede cortar las uñas (pero nunca amputar!). Para esto se utilizaran unas tijeras especiales para gatos o un cortaúñas de persona, y donde solamente se le cortaran las puntitas (sin llegar a la venita).

Peligros que debemos evitar

Gato y plantas

- Las ventanas deben de estar siempre cerradas, o protegidos con una especie de red. Por su curiosidad, los gatos pueden escapar o caer a la calle con consecuencias graves.

- Hay que tener especial cuidado con hilos, agujas o gomas sueltos en la casa. Ya que a los gatos les encanta jugar con estos objetos, pero existe peligro, de que pueden tragarlos.

- Debemos vigilar los peligros de la cocina: vitroceramicas, fregadero con restos de agua, productos para la limpieza…

- Los gatos pueden mordisquear las plantas y algunas plantas son tóxicas si se ingieren. Hay que informarse sobre las plantas que son compatibles con nuestros gatos.

- Cuidado con los cables eléctricos, enchufes, electrodomésticos (lavadora, plancha, etc.)