Primeros pasos

Gatito recien nacido

La decisión tomada. Estáis seguros de que todos los miembros de la familia se alegraran ante la llegada de un gatito a su nueva casa y lo aceptan como un miembro más de la familia para los próximos 15 – 20 años…

El gatito aprende el comportamiento gatuno y aseo diario de su madre. Por eso, si queréis que vuestro gatito sea limpio, educado y bien socializado, es mejor no tenerlo hasta que tiene tres meses de edad.

Si el gatito ya esta elegido, es el momento adecuado de pensar en lo que se necesitara para cuidarlo bien.

Cuando un gatito llega a su nuevo hogar, se siente muy inseguro y solo, por estar separado de su madre y hermanos. Por eso hay que prepararse con antelación a su llegada y facilitarla como mejor sea posible.

Es muy importante, que estén preparadas las cosas más necesarias para el gatito:

- un recipiente bastante grande con arena absorbente, para que el gatito lo pueda encontrar sin problemas;

- una camita en un sitio tranquilo, donde el gatito pueda descansar y dormir (aunque el sitio para dormir lo elegirá el mismo);

- dos platos para la comida: uno para el pienso y otro para el agua;

- un rascador para que pueda afilar sus uñas (en vez de los muebles), y varios juguetes (especialmente les encantan los palitos con plumas y ratoncitos…).

Un gatito necesita juguetes. Las cosas peligrosas deben estar fuera de su alcance. Los gatitos jóvenes son especialmente curiosos, por eso es mejor preocuparse por su seguridad con antelación.

Gatitos Azul Ruso

Hay que dedicarle mucho tiempo y tratarle con cariño, para que él vea, que es su nuevo hogar y un nuevo amigo, en el que se puede fiar. No se puede gritar nunca al gato. Incluso el cachorrito más pequeño tiene bastante inteligencia para entender notas de agresividad o cariño en la voz de su dueño.

Cuando el gato ha hecho algo bien, hay que acariciarle y hablarle con cariño. Porque, por ejemplo, funciona mejor acariciarle cuando ha ido al sitio adecuado, a hacer sus necesidades, que gritarle enseñando el rincón ensuciado. No se puede pegar a los gatos. Eso puede llevar a represalias de su parte. Hay que respetar su carácter independiente y espíritu libre. Si os molesta su comportamiento individualista, tenéis que cambiar esa opinión, o… comprar un perro.

Si hay otros animales en casa, es mejor dejarles conocerse lo antes posible. Si se trata de otros gatos, hay que tener mucha paciencia y tacto, porque los gatos suelen ser muy celosos y ven a un nuevo miembro de la familia como un intruso, del cual intentan proteger su territorio. Es mejor presentarles el uno al otro en territorio neutral, durante la comida o juego. Durante los primeros días hay que respetar los privilegios del gato primerizo, tranquilizarle, siempre que esté nervioso. Lleva un tiempo, pero el problema suele resolverse en beneficio de todos.

Amor es la respuesta correcta a todas las preguntas. Es necesario que su gato sepa que se le quiere y que forma parte del hogar. Una caricia o palabra cariñosa le mostrará eso. Los gatos sienten el amor de parte de sus dueños, y lo devuelven. Un gato agradecido lo demostrará con su ronroneo y mediante el roce.