Salud

Visita al veterinario

Los gatos que gozan de buena salud tienen un pelo lustroso, una mirada clara y la nariz está libre de mucosidades.

Las orejas deben estar limpias de suciedad e infecciones. Conviene vigilar los oídos y limpiar los restos de cera.

Esta debe ser de color claro, si fuese negra o marrón oscuro, es síntoma de que hay ácaros en el interior, y hay que llevar el gato al veterinario. Los dientes deben ser fuertes y blancos, no descoloridos. Si las encías infectadas se dejan sin tratar, los dientes se pueden caer, lo cual les dificultará el poder comer. Si los gatos son descuidados o viven en condiciones de suciedad, pueden ser fácilmente infectados por parásitos tales como gusanos, garrapatas, pulgas o piojos. El tratamiento contra estas infecciones lo debe diagnosticar el veterinario. Hay que mantener limpia su camita, la caja con arena y alrededores, desparasitarlo internamente cada 3 meses.

Cada 15 días se debe administrar Malta para facilitar la eliminación de las bolas de pelo, que pueden ocasionar graves problemas intestinales.

Veterinario

Normalmente, no hay ningún problema en dar Malta a un gato, porque les gusta su sabor. Se trata de una especie de pasta hecha a base de jalea de malta, que facilita que todos esos pelos que el gato traga cada vez que se lava, se evacuen a través de las heces mejorando así la digestión del gato y evitando que dichos pelos se expulsen por medio de vómitos. Un modo cómodo de dar Malta a un gato, es Bocaditos de Malta.

Vacunas

Los gatos son vulnerables a muchas enfermedades que pueden ser peligrosas y difíciles de tratar. La mejor manera de proteger a un gato es a través de vacunas. Hay que tener al gato siempre al corriente de las vacunas correspondientes. Las más importantes son la Vacuna Trivalente y la de Leucemia Felina.